30 de set. 2011

El aqui i el ara

TALLER EL AQUÍ Y EL AHORA














El aquí y el ahora, es decir, la actualidad, el presente, lo que a la persona le está ocurriendo en ese momento de su vida. Es obvio que muchas veces hablamos de acontecimientos del pasado o de expectativas hacia el futuro; sin embargo, en Gestalt estos recursos o expectativas se traen al presente, para darnos cuenta de cómo están repercutiendo en el momento actual. Por ejemplo: un duelo no resuelto por una muerte o una separación amorosa, observamos como está influyendo y como continua vivo en el presente, aunque pertenezca al pasado.

De igual modo, el miedo al futuro nos puede incapacitar y es conveniente darse cuenta qué tiene que ver con los miedos o con otras emociones del presente. Por ejemplo: los hijos que nunca terminan la carrera o que no encuentran trabajo por miedo a enfrentarse a las responsabilidades de la vida adulta.

Es realmente difícil aceptar que todo existe en el presente momentáneo. El pasado existe e importa tan sólo como parte de la realidad presente: las cosas y los recuerdos acerca de los cuales pienso –ahora- como pertenecientes al pasado. La idea del pasado es útil algunas veces, pero al mismo tiempo no debo perder de vista que es una idea, una fantasía que tengo ahora.

Nuestra idea del futuro es también una ficción irreal, aunque algunas veces tenga utilidad, cuando lo asumimos como un ensayo y sólo como eso. Tanto nuestra idea del futuro como nuestra concepción del pasado se basan en nuestra comprensión del presente. El pasado y el futuro son nuestras concepciones acerca de lo que precedió al momento presente y lo que presagiamos que seguirá a lo actual. Y todo este adivinar ocurre ahora.


El ahora es el momento presente, aquello de lo que me doy cuenta. Ya sea que estemos recordando o anticipando, lo estamos haciendo ahora. El pasado ya se fue y el futuro aún no ha llegado. Es imposible que nada exista, excepto el presente. Menciono un ejemplo que alguien me dio una vez: si coloco un disco en el fonógrafo, el sonido aparece cuando el disco y la aguja hacen contacto, ni antes… ni después. Si pudiéramos borrar el pasado inmediato o la anticipación de lo que vendrá de inmediato, nos sería difícil entender la música del disco que estamos escuchando, pero si borramos el ahora, entonces no hay nada. De modo que no importa si estamos recordando o anticipando; de todas maneras, lo hacemos en el aquí y en el ahora.

El aquí y el ahora es la herramienta más importante para quien despierta la conciencia: es una forma de vida. Un estado de dicha y una forma de llegar a ese estado es a través de la meditación.

Para poder darle forma al real significado del aquí y del ahora, echemos un vistazo a la línea de tiempo: entendemos que el tiempo es lineal, por consiguiente vamos del pasado al presente y de éste al futuro. Pero pensándolo bien, tanto el pasado como el futuro son meras ilusiones, ya que en este exacto instante (presente) no existen. Lo que acabas de leer ya es pasado, entonces ya no forma parte de tu realidad como lo es el presente y lo que viene es el futuro, y tampoco forma parte de esta realidad.
¿Cuánto dura el presente? Es tan solo un chispazo en el tiempo, carece de medida ya que en el momento que decidimos tomar el tiempo en el que éste se desarrolla ya es un pasado inmediato. En el momento en que lanzamos la pelota al aire y ésta se encuentra en él, la acción de lanzarla ya es parte del pasado.

El futuro es lo que viene, pero como en el momento que llega ya estamos en presente, el futuro es un estadio de tiempo que siempre se encuentra en el “por venir”.

Entonces, si no podemos estar en el pasado, ya que es la parte del tiempo en la que encontraremos todas nuestras vivencias anteriores y no podemos estar en el futuro, ya que este estadio de tiempo es el eterno porvenir, en el único estadio de tiempo en el que podemos vivir, amar, comer, respirar y actuar es en el presente. Un proverbio oriental describe con gran sabiduría el significado que tenemos que vivir en el momento existencial presente:
No pienses en las cosas que fueron y pasaron. Pensar en lo que fue es añoranza inútil. Pensar en el futuro es impaciencia vana. Es mejor que de día te sientas como una chaqueta en la silla. Que cuando llegue el comer, abras la boca.
Que cierres los ojos, cuando te llegue el sueño.


15 DE OCTUBRE, DE 10 A 14 h
Precio del taller: 40 €
M. Carmen Vázquez
Terapeuta Gestalt. Formada en el Instituto Gestalt de Barcelona. Practitioner en PNL. Formada en psicoterapia integrativa en el programa SAT de Claudio Naranjo (eneagrama). Facilitadora de la meditación dentro de la corriente Zen.

Cap comentari:

Publica un comentari