4 de des. 2015

Unes paraules I ...

Un ejemplo de un padre que sabe escuchar...

- Papá, la escuela no sirve para nada.
- ¿Qué sucede hijo?
- No tiene aplicación en la práctica. No saco nada de ella.
- Lo que ocurre es que todavía no te das cuenta de los beneficios. A tu edad, a mí me parecía lo mismo. Pensaba que algunas de las clases eran una pérdida de tiempo. Pero más tarde esas clases resultaron ser las más útiles para mí. No te desanimes. Dale tiempo.
- Ya le he dado diez años de mi vida. ¿me puedes decir para que me va a servir cuando yo sea mecánico de coches?
- ¿Mecánico de coches?, debes estar bromeando.
- No bromeo. Fíjate en Juan. Dejó la escuela. Está trabajando como mecánico y ganando mucho dinero. Eso es práctico.
- Puede parecerlo ahora, pero dentro de unos años Juan va a lamentar haber dejado la escuela. Tú no quieres ser mecánico de coches. Necesitas una educación que te prepare para algo mejor que eso.
- No lo sé. Juan se está construyendo una muy buena posición.
- ¿Estás seguro de lo que dices sobre la escuela?
- Hace dos años que estoy en ESO. Estoy seguro, que es una pérdida de tiempo.
- La tuya es una escuela de mucho prestigio, hijo. Merece un poco de confianza.
- Todos los chicos pensamos lo mismo.
- ¿Te das cuenta de todos los sacrificios que tu madre y yo hemos hecho para que puedas estudiar allí? No puedes desertar a esta altura.
- Sé que os habéis sacrificado por mí, papá. Pero no vale la pena.
- Mira si tal vez pasaras menos tiempo viendo la televisión y más haciendo deberes...
- Papá, es inútil. ¡Oh... no te preocupes! De todos modos no quiero hablar de esto.
“ Ya no quieres ir a la escuela... te sientes realmente frustrado...
¿Crees que la escuela no es buena para ti?
¿Te parece que Juan ha hecho realmente bien?
¿Crees que algún día quizás pensará que se equivocó?
¿Sientes que la educación es importante para tu futuro?
¿Ha ocurrido algo en la escuela?
¿Necesitas alguna ayuda?
Imatge 1

Cap comentari:

Publica un comentari