4 de set. 2015




Unes paraules…


Desprès de l’estiu, ja tornem amb noves propostes i reflexions. Esperem us agradin i ja sabeu estem al vostre servei per qualsevol dubte o consulta.
Una abraçada ,
Equip Àgape.

REFLEXIONES SOBRE LA ENERGÍA:

Una de las señales inequívocas de que estamos avanzando en el camino del desarrollo de conciencia y crecimiento personal es cuando la energía vital aumenta.
 Un sabio se reconoce por la energía que manifiesta y que es capaz de mantener en su cuerpo y en su mente.

 Una persona consigue crecer y avanzar en sabiduría gracias a la información de sabiduría, gracias al entrenamiento con esta información y gracias a la energía. La energía que acumulamos en nuestro cuerpo, podríamos decir, que es más bien una consecuencia de tener, comprender e integrar la información de sabiduría. 

Una persona poco intelectual y con poca ilustración puede ser muy sabia y tener mucha energía, porqué sabe aprovechar y disfrutar de aquello que la vida le da, en el lugar donde está y obtener resultados que funcionan en sus relaciones humanas, en su adaptación a los cambios y en sus necesidades económicas.  
Cuando la energía en nosotros es alta, podemos acceder a un nivel mental superior,  al nivel de los pensamientos sabios, positivos, de luz, de intuición, de discernimiento. En cambio cuando la energía es baja nuestra mente cae en un nivel mental donde nos abruman los pensamientos de nivel bajo, de angustia, de preocupación, etc.

La energía vital es como sentir y tener las pilas cargadas, precisamente la depresión la podríamos definir como la pérdida de la energía vital.

Esto incluso lo podemos notar en los sueños, cuando la energía es baja tenemos normalmente sueños más pesados, pesadillas…, las emociones que afloran son pesadas y negativas… y en cambio cuando tenemos la energía más alta accedemos a niveles mentales (dimensiones mentales) donde los sueños están llenos de buenas sensaciones, nos dejan mucha paz ,  mucha alegría interior, e incluso  información de sabiduría. 

Podríamos decir que nuestros pensamientos se pueden mover en tres niveles, en función de la energía que somos capaces de movilizar: 

Nivel alto. Zona de luz. Aquí gracias a la energía que tenemos, nuestros pensamientos son de pureza, de paz, de comprensión, de sabiduría, entendemos el porqué de la vida y de las cosas que en ella pasan;  hay un alto nivel de consciencia y sabiduría dentro de nosotros. De hecho la energía facilita pensamientos de sabiduría, de luz y a la vez los pensamientos de sabiduría y de luz hacen que manifestemos una alta energía en el cuerpo y en la mente.

Nivel medio. Zona de penumbra. Aquí es donde estamos la mayoría de las veces, es el nivel mental donde pensamos en las cosas de la vida cuotidiana, en el que hacemos, en nuestras relaciones y nuestros trabajos y los pequeños conflictos que vivimos día a día. En este nivel mental no estamos en la zona oscura, la de la depresión y sentimientos negativos, pero tampoco estamos en la zona alta que es la deseable.

Nivel bajo. Zona de oscuridad. En este nivel se mueve nuestra mente y caen nuestros pensamientos cuando la energía baja mucho, en la depresión,  per ejemplo. Cuando estamos muy cansados o nos sentimos muy irritados, podemos observar cómo nos falta la energía y los pensamientos tienen tendencia a ser más negativos. 

Si sufres no estás pensando con sabiduría o con las verdades de la vida.
Estas tres zonas son perfectamente observables y verificables por todos nosotros.

 EMOCIONES Y SENTIMIENTOS

 Hemos podido observar siempre que cuando estamos sufriendo, preocupados o angustiados perdemos mucha energía. Podríamos decir que las EMOCIONES Y LOS SENTIMIENTOS son la causa de esta pérdida. Sí que es verdad que hay emociones y sentimientos que nos dan energía pero dado que tienen la característica de ser polares, de la misma manera que nos cargamos de energía si se polarizan hacia el otro lado nos la pueden hacer perder.

En cambio,  el ser humano cuando  llega a la sabiduría, llega al Ágape y al Amor. En este estado es capaz de GESTIONAR Y SER AMO Y SEÑOR de las emociones y los sentimientos, en estos niveles de sabiduría utilizamos y manifestamos las emociones que nos cargan de energía, y en cambio no permitimos que las emociones y sentimientos que nos hacen perder la energía se enganchen y aniden en nosotros.

Por tanto la clave de tener y mantener la energía es llegar a ser sabios. Ser sabio quiere decir conocer y entender cómo funciona la vida, el porqué nos pasa lo que nos pasa, cual es el orden de la vida, qué leyes la rigen…y saber aprovechar y disfrutar de aquello que la vida nos da y en el lugar donde estamos.
Otra clave de la pérdida de energía es el hecho de no encontrar sentido a la vida…cuantas personas al hacerse mayores pierden mucha energía vital y comienzan a sentirse aburridas delante de la vida porqué no le encuentran ningún tipo de sentido.

Algunas personas viven:

Enfadadas y resentidas con su pasado, aburridas en el presente y con miedo de cara al futuro.

Este estado denota la poca madurez y sabiduría del individuo y es una de las causas de perder cantidades inconmensurables de energía.

Al no encontrar sentido a la vida, las personas suelen ver la vida como una lucha, una lucha por la supervivencia, buscando sentirse protegidas, queridas, valoradas, escuchadas, apreciadas, etc., … y con estas actitudes frecuentemente vamos todos de pedigüeños por la vida, pidiendo la energía de los demás.

Al encontrarle sentido a la vida la energía surge de nosotros, no nos hace falta buscarla o pedirla afuera. Cuando somos sabios comenzamos a ver la vida no como una lucha para la supervivencia,  sino como una escuela de aprendizaje y a la vez como una oportunidad para servir, aprender a servir, a servirnos a nosotros mismos y a los demás.

Assumpció Salat

Cualquier duda o comentario escribir a : info@agape.cat

Cap comentari:

Publica un comentari