21 de des. 2013

Dónde voy hoy

¿Dónde voy hoy...? ¿Con quien.... con mama, con papa, con los abuelos...? ¿en que casa me toca...? ¿ custodia que...? !mama, papa, jueces, servicios sociales.... DEJADME OPINAR...!!!!

Hace más de una década que trabajo como educadora y psicoterapeuta de niños con problemas de conducta, la mayoría hijos de padres separados. Darnos cuenta de que pasa con los niños nos abre a un cambio en la relación con ellos, un cambio que  es  profundo y necesario. ¿Respondemos a sus expectativas?. Niños que se resisten a una decisión no consultada, niños a los que se les demanda muy pronto según las “normas” a estar con uno u otro progenitor porque así lo dicta la ley por distintos motivos,  económicos, sociales, la famosa CUSTODIA COMPARTIDA. Como lo vive el niño, el adolescente, el menor. La importancia de su opinión es la causa de esta reflexión . Cuando ya de adolescentes o mayores pueden expresarse su pregunta reiterada es la misma: .- a mi nadie me consulto que quería hacer.....- Esto nos abriría la puerta a su expresión interior a escuchar su demanda.
Insomnio, enuresis, conductas disruptivas , ansiedad, fobias , miedos, dolores de cabeza, ira , rabia con todo esto el menor intenta pedir ayuda a una situación que no comprende, nos comunica su malestar y expresan un rechazo a unas normas y a unas soluciones tomadas por los adultos donde los niños paradójicamente son los protagonistas en primera persona de la situación no buscada y que en pocas o en ningún momento se les ha preguntado.
Se esfuerzan con desespero a aceptar unas normas , unas resoluciones que más allá de ir en el propio interés del niño amputan  sus potencialidades en beneficio de un “acuerdo” que los adultos conspiran para él, para “su bien”.
Situaciones que los niños acatan sin ninguna opción, pues son menores y hay que decidir por ellos. A lo cual estamos propiciado unos adultos estereotipados y sin interés, domesticados a menudo sin confianza, sin respeto y sin amor hacia ellos mismos y consecuentemente hacia los demás y hacia lo que les rodea.
Da igual si son los menores de 0-6 años  de 8 a 12 años o de 14-17 años todos están sometidos a una decisión, obligados a compartir por igual espacio de tiempos con ambos progenitores sin prestar atención a las conductas disruptivas que en ocasiones muestran los niños, indicador de que algo esta fallando, pues otra vez hemos decido por él.
Los menores son la pieza fundamental para cambiar la sociedad y son los grandes olvidados en estos casos. Ciertamente los niños se adaptan a los cambios pero ¿a qué precio? Y en que clase de adultos se convertirán?. En adultos ansiosos, agresivos, frustrados, incapaces de gestionarse ellos emocionalmente, en su mayoría irresponsables e inmaduros, dependientes.
Escuchemos a los niños, escuchar una demanda desde el silencio que tendrá repercusiones en el futuro. Valoremos pues los casos si conviene o no un tipo u otro de custodia por el verdadero interés del protagonista no en interés del “bien social” o “de los progenitores”.
No hay culpables sino responsables que deben ser capaces de atender una demanda del menor. Son seres maravillosos llenos de potencialidades. El menor se defiende como puede, manifestando  a través de su conducta un desacuerdo a un acuerdo tomado para él.

Las personas repetimos lo mismo durante años y queremos que haya cambios, que pasen cosas distintas, que haya resultados diferentes pero si hacemos siempre lo mismo, siempre obtendremos el mismo resultado. Si queremos ir hacia otro destino solamente tenemos que caminar por un camino distinto.

Convivimos en una sociedad con muchos problemas y en el fondo de cada uno de estos problemas hay una gran carencia de amor. Si de verdad nos interesa dejar  algo positivo y que perdure en la sociedad y en el mundo, ofrezcamos niños amados así tendremos personas responsables, maduras y felices.
Nos empeñamos en dejar un mejor mundo a nuestros hijos pero el mundo ya es mejor no tiene que cambiar, ofrezcamos entonces mejores hijos a nuestro mundo. ¡Escuchemos lo que tienen que decir! Pequeñas opiniones que cambiarán grandes situaciones.

Judith Terrafeta i Romo
Psicóloga clínica y de la educación
Col. Num 20622 COPC

En colaboración con la abogada Yasmina González

Cap comentari:

Publica un comentari